viernes, 20 de marzo de 2015

Barcelona Beer Festival Experience desde Canarias,...

Afrontábamos esta viaje con mucha ilusión, habíamos leído mucho sobre festivales que se celebran por todo nuestro país; este año teníamos que ir, teníamos que vivirlo desde dentro. Finalmente resultó que todo era mucho mejor de lo que  nos habíamos imaginado en tanta lectura. Hablar del festival podría llevarnos demasiadas líneas, casi como para escribir un libro, la cantidad de fotos que hemos sacados han sobrecargado los discos duros de nuestros ordenadores. Nos va a resultar difícil hacer un resumen, seleccionar las fotos... aún así vamos a intentarlo. Haremos una serie de post por partes para poder dar la visión que tenemos dos canarios desde el punto de vista cervecero del evento y de todo lo que rodeó nuestra estancia en Barcelona. 

Exterior del recinto antes de la apertura.

Primero vamos a hablar de lo que para nosotros fue el evento, no vamos a entrar en criticas o muchas profundidades, si nuestros lectores tienen especial interés en profundizar pueden leer otros blogs, hay una buena selección de ellos en la sección de Blogs recomendados. Posteriormente, en próximos post esperamos poder hacer referencias a las cervezas que probamos tanto en el BBF como fuera de él, durante el turismo cervecero posterior.

Zona exterior con muy buena música.

La sensación con la volvemos del Festival es similar a la que tendrían unos niños que regresan de un parque de atracciones: "¡Cuándo volvemos!". Desde que llegamos el viernes y entramos dentro del espectacular edificio del Musseum Maritim de Barcelona con nuestros vasos, nuestra guía y las primeras fichas, y hasta el domingo de la despedida, fuimos montando en una atracción tras otra, muchas atracciones eran las cervezas que íbamos probando, otras la gente que conocíamos, en ocasiones las interesantes conversaciones y otra el buen ambiente que reinó constantemente en el evento.

65 grifos con  la pizarra en el fondo donde elegir era un dilema.

Saber cuantos kilómetros hicimos dentro del recinto es muy complicado, cada vez que el vaso se vaciaba íbamos a lavarlo, para luego recorrer el largo mostrador de grifos una y otra vez en busca de la cerveza adecuada, nos acercarnos hasta la enorme pizarra , siempre guía en mano, para ver e siguiente toque de campana que indicaba el estreno de un nuevo barril, y decidir qué cerveza íbamos a probar a continuación. No importa cuanto caminamos porque aunque algunas cervezas nos pudieron decepcionar un poco, quizá por las expectativas, de todas extraíamos conclusiones, nuevos sabores que nos sorprendieron, nos llenaron y nos enseñaron.



65 grifos uno tras otro.

En cuanto a olores y sabores,está claro, tal como dice lupoadicto en su post, predominaba el lúpulo en algunas excelentemente equilibrado y en otras de manera desproporcionada. Aún con este protagonismo del lúpulo el Festival permitió que encotrabamos otras curiosas como algunos estilos que por Canarias no abundan o incluso no llegan: como las Saison, las Rye Ale, las fermentaciones mixtas y alguna Winter Ale que nos hacia recordar a las excelentes cervezas belgas de Navidad. También nos sorprendieron las Experimental Beer excelentes proyectos algunas, otras... bueno, otras dejémoslo en un original intento.

La verdad que probando tanta cervezas y de tan variados estilos hemos podido ampliar nuestro diagrama de sabores mejorando nuestra base de datos sensorial, lo que nos ayudará mucho en el futuro.

Cervezas de todos los colores y variedades.

Más allá de lo aportado por las catas de las cervezas, otras cuestiones positivas que tuvo para nosotros el BBF fue, primero, que el sábado pudimos asistir a la conferencia para Homebrewer que impartió Boris de Mesones, quien consiguió volver a remover el gusanillo de empezar a cocinar y volver a hacer cervezas en casa. Segundo, que pudimos conocer a personas del panorama cervecero, como Rodrigo de Jardín del Lúpulo, Txema Millan de Birrapedia.com y Joan  Birraire que además era organizador del evento.

Boris de Mesones presentado por Joan Birraire.

También nos alegro ver allí algo de sabor canario, ya que fuimos testigos del estreno del primer barril de cerveza canaria en el Festival, Tacoa y conocimos a los amigos de La Maison Belge de Tenerife, con los que tuvimos una larga disertación cervecera.


Una de las primeras Tacoa servidas.

Como resumen y a modo de conclusión queremos animar a que cualquier aficionado o profesional de la cerveza tiene que asistir a este evento en algún momento de su vida para darse cuenta del abanico tan extenso que existen de cervezas y que sin asistir a un evento de estas características quizás nunca se atreverían a probar.

El vaso, ese gran amigo que de tantas cervezas nos hizo disfrutar.

Muchas Gracias por leernos y compartir,...

2 comentarios:

  1. Buenas noches,
    Gracias por el post. Es cierto que siempre pedimos críticas para mejorar. Pero lo que alegra cuando alguien se te acerca, simplemente te felicita y da las gracias por lo bien que se lo ha pasado.
    Un abrazo!
    Mikel

    ResponderEliminar
  2. MUCHA ENVIDIA DE NO PODER IR, SOIS UNOS AFORTUNADOS JEJEJE.
    UN SALUDO!

    ResponderEliminar