martes, 30 de octubre de 2012

Crónica cervecera del Oktoberfest de Gáldar.

Poder beber cervezas de grifo que nunca antes habíamos podido probar fue una escusa perfecta para que decidiéramos visitar Gáldar, pueblo del noroeste de Gran Canaria, y primera capital de la isla. Allí, este fin de semana se celebró el Oktoberfest.

Pues bien este pasado sábado después de levantarnos temprano y ponernos manos a la obra para seguir preparando la Charla-Degustación que tenemos el día 8 (más info aquí) , pasadas las 12:30 pusimos rumbo a nuestro destino cervecero.

Llegamos sobre la una, por suerte no tardamos mucho en aparcar y no nos fue difícil llegar a la Plaza de Santiago donde ya había un gran ambiente y se podía escuchar algunos acordes de polkas alemanas.

La gente ya ocupaba las mesas y bancos del "Biergarten" que habían preparado para la ocasión, la verdad que el tiempo era inmejorable, lucia el sol y la plaza tenia una bonita estampa con la gente hablando, cantando y, sobre todo, bebiendo cerveza.

Una vez que nos ubicamos y detectamos donde podíamos pedir la cerveza, allí nos fuimos, 5 grifos de cerveza colocados  en una sola barra nos esperaban, al otro lado estaba la barra donde servían algunos platos típicos alemanes.

Tomando posición nos dispusimos a probar una Erdinger pero parecía que aún no tenían afinado el grifo, salia con mucha espuma, así que optamos por una Krombacher Wiezen, otra cerveza también de trigo que nos gusto gratamente y nos sirvió para calmar nuestra sed. Mientras tanto, en el escenario cantaban la tradicional canción de ¡Ein Prosit! que nos invitaba a brindar.

Mientras bebíamos  preguntamos por Juan Antonio, presidente de la Asociación de Amigos del Oktoberfest de Gran Canaria, para conocerlo y  felicitarlo por el acto.

Después de esto y viendo que ya habían solucionado el problema del grifo pudimos degustar la Erdinger Weibbier y también nos encantó, sobre todo cuando perdió algo de temperatura,  nos pareció más suave y fácil de beber que la Krombacher. Esta segunda cerveza la acompañamos con un plato de de salchichas alemanas que nos hizo saborear aun mas esta cerveza.

Aún así y después de estos dos cervezones de trigo teníamos hambre y decidimos ir a uno de los bares míticos de la zona, Bar Ca´Juancri, la verdad que con la cantidad de gente que habia estaban desbordados pero a nosotros nos sirvieron de maravilla dos bocadillos de pollo que acompañamos con dos quintos de Tropical,  que evitaron que nos "enyurgaramos" y  coger fuerza para continuar con las cervezas del Oktoberfest que nos faltaban por probar: las Pilsen.

Así pues, como postre nos pedimos una Krombacher pils y una Schumacher que nos recomendó probar Juan Antonio, ya que solo habían traído dos barriles, esta ultima nos sorprendió, a pesar de ser una pils, se podía diferenciar su gran sabor a cereal tostado y un amargor diferente.

Antes de irnos y para bajar un poco el grado alcohólico que teníamos encima, decidimos dar una vuelta por Gáldar, y descubrimos una zona peatonal muy bonita de su casco histórico  paseando por su teatro y su conocido museo de la Cueva pintada, ademas en los bares y restaurantes no cabía un alma y se respiraba un ambiente festivo.

Como resumen, como siempre nos lo pasamos bien bebiendo cerveza y conociendo gente, esta vez además en un entorno paisajístico e histórico inmejorables, así que esperamos nuevas ediciones. 

Muchas Gracias por leernos, y compartirnos en tus redes sociales. Si estuviste por allí y quieres decirnos algo déjanos tu comentario.




No hay comentarios:

Publicar un comentario